OS PARPADOS EN HR

"LAS CANCIONES" (2019) RESEÑA

El sello independiente Mínima Discos se ha convertido en lo inmediato en potente fuente generadora de elementos para cada receta de lo que en Hermana Rayo solemos llamar “El Caviar Indie”. Así, reaparece en nuestras páginas de mano de Os Párpados y “Las Canciones”, el trabajo editado en formato digital y en cinta (sí, cassette) hacia la culminación de 2019.

Alternando funciones como un real equipo, este proyecto es llevado a la realidad con el carácter superficial de proyecto alternativo de sus integrantes, que son Pablo Nardo en voz líder, guitarras, teclas y mil cosas más; Miguel Canel fundamentalmente en primera guitarra y coros y mil cosas más; Matías Tanco en bajo y voz; Sebastián Ricciardi en batería y percu.

Preguntándonos por enésima vez qué pasará con los artistas cuando acceden al mainstream y por qué parecieran “pincharse” (abriendo un debate que no creo le interese desentrañar a muches), nos aseguramos tener los oídos destapados para verificar estas ocho sorpresas (ocho canciones) que componen el disco, una tras otra. La conclusión es siempre la misma, y es que “lo mejor” suele estar en el indie, sabedores sin arrepentirnos de que “lo mejor” y “está” son expresiones tan abarcadoras, comunes, y que no encontramos mejores para señalar la excelencia en cada característica.

En apariencia liviana, esta obra le aporta a un género tan clásico como puede ser el rock-clásico (valga la rebundancia) vigencia y arreglos tan medidos y arquitectónicamente diagramados, que el cerebro descansa, trabaja, se siente agasajado ante el desparpajo letrístico y las melodías frescas de “Human Chachachá”. La exquisita “Roberta”, segunda pieza y corte inevitable, viene manchesteriana de fábrica, saca a bailar durante sus cinco minutos al veterano millenial y aplica macartnianos estribos de rock and roll. Toda la obra es sobrevolada por aves beatles, siendo tal vez en “Las Canciones” (el tema) donde se presienten más esos aleteos psicodélicos con Uzi Bustos en cuerdas. Impecable al tímpano del conocedor y sin restricción etaria, pueden componer e interpretar Os Párpados  música popular y entradora, a la vez que en cada final de vuelta y comienzo de otra ofrecer gran riqueza y calidad.

Asterisco: ¿Te pasó “sacar” un tema de George Harrison y descubrir que detrás de aquella melodía principal simple, de buen gusto y por lo tanto ganchera, hay todo un emporio de arreglos, construcciones bisagras sorpresa bien complejas? A mí sí me pasó, con Harrison y con otros, pero valga el ejemplo. Cuando termino una vuelta y empiezo la otra, lo primero que me viene a la mente es “ESTO ESTA BIEN HECHO”. Mis amigues, ocurre lo mismo con Os Párpados.

Retomando (ups), me gusta la dupla que forman las bellísimas “Allison” y “Jumper”, una binaria demostración de pop rock cifrado desde los sesentas; un par de temas claves que delimitan hacia atrás y adelante la mitad del recorrido. Con las fundamentales participaciones de Cocó Muro en voz líder y Ludmi Tricarico en coros -también en cuerdas a lo largo del disco-, “Jumper” sale de los bafles con la frescura melódica de épocas multicolores, imperturbable ante la fiereza de una línea de bajo rabiosa y la tecnología apenas desparramada por pizcas sintetizadas. ¿Será “Jumper” la mejor pieza de “Las Canciones”? Podría; al menos y de primera es la más luminosa y sería algo parecido a un premio para una canción de este género el terminar pareciendo en lo global un gran estribillo. No es algo común, pero si sucede: pum. Eso es una canción pop consagrada, sin importar el grado rockero que tenga ni de qué era de la historia de la música moderna se extraigan las influencias.

Estaríamos hablando del fin de “Las Canciones” propiamente dicho, si dejáramos afuera (cosa que no haremos) al efímero y efectivo flasheo psicodélico-surfing de “Nunca te miró una vaca de frente?” y los dos últimos tracks “Solo una idea” y “Ensayo y error”, pensados por y para músicos, dos compendios graciosos y autoinflingidos, el primero de diálogos espontáneos y divagados; las propuestas compositivas de siempre en tono de comedia inteligente; el segundo con los debates, idas y vueltas entreverados, las dudas en los volúmenes, la eterna puesta a punto del bombo (¿ataque o cuerpo?) tan conocidas por quienes hayamos grabado discos alguna vez. Y es que a veces, todo empieza en el bombo. ¿O no?

Lo mejor del caso y por lo que no pueden estas últimas “bromas” ser apartadas de cualquier reseña sobre este trabajo de Os Párpados, es que TAMBIEN ESTAN BIEN HECHAS, cling caja, y dignas de cualquier producción de disco grande.

Es un disco grande “Las Canciones” y debería tener mucha más difusión de la que ha tenido hasta ahora, no discutamos éso. Un trabajo grabado en cientos de partes y en mil lugares, mezclado y masterizado exhaustivamente por Miguel Canel en su Sun King Records (a esta altura para Canel, la Selección), quien incorpora el POLVHO SYSTEM como método de grabación (una explicación debida por Os Párpados, plagada de misterios internos). Si mi disco va a quedar como “Las Canciones”, quiero grabarlo POLVHO SYSTEM mediante, sea lo que fuere. Más lo escucho, más rasantes pasan estos veinticinco minutos de “Las Canciones”, como pasan los buenos partidos de cualquier deporte jugado como corresponde. Y más vale, es caviar indie.

Por Dani Cisterna

 

SEGUI Y ESCUCHA A OS PARPADOS

A TRAVES DE LAS DISTINTAS PLATAFORMAS

Y REDES SOCIALES

© 2018 WWW.HERMANARAYO.COM.AR - SITIOS WEB RESPONSIVOS WWW.STARWEB.COM.AR

INFO@STARWEB.COM.AR  *  TEL.: 15 3051 1201