MUERAN HUMANOS EN HR

SOBRE "HOSPITAL LULLABIES" -ENTREVISTA-

Pasar por alto "Hospital Lullabies" en HR hubiera sido una locura. Es una obra de gran impacto, de poderes multisensoriales, estimulante desde los bafles y las pantallas de Mueran Humanos, el experimentado dúo (Carmen Burguess / Tomás Nochteff) desde hace un tiempo residente en Alemania. Buscando interiorizarnos sobre los asteriscos y pormenores de este alucinante trabajo por fuera del mainstream, nos contactamos hace unos meses y charlamos con Tomás en lo que resultó esta interesantísima entrevista.

HR- "Vestido" es un molinete de acceso inmejorable al disco. Se da una probable ambigüedad, del tipo "Elige tu propia aventura". Si bien la canción inicia con aires de electro pop, se va vistiendo de oscuridad con los minutos y a través (entre otras cosas) de un interantísimo trabajo de repeticiones en las capas de bases y culmina en el remate de una letra somnolienta con un grito casi de guerra "Allá voy!"; tal vez debería decir "se va desvistiendo" para dejar a la vista su verdadera intención de peligro. Lo bueno o lo malo. El vértigo que brota de esa expresión "Allá voy!", pronunciada tan determinantemente, trasciende la voz de Carmen. Por momentos hasta me dan ganas de que fuera  otra cosa lo que dice y no "Allá voy!", me di cuenta de que el significado de las palabras no importa. ¿Están de acuerdo (en este caso y en lo general) con el libre albedrío del oyente respecto a reinterpretar la propuesta global de Mueran Humanos?

Tomás: Sí, nos gusta la idea de que las canciones digan más de lo que nosotros queremos decir, buscamos las palabras como quien busca un conjuro o un momento poético, palabras pesadas que vienen en inspiración y disparan para todos lados es lo que usamos. Nunca nos proponemos "hacer una canción acerca de", aunque a veces pasa y eso está bien también. "Vestido" fue una canción que nos costó mucho, la grabamos para "Miseress", hicimos muchas mezclas diferentes y luego la descartamos; dejamos la intro como ultimo tema de "Miseress" (con el nombre "Epilog") y nos prometimos que nuestro siguiente disco iba a empezar con "Vestido". La idea es que si ponés "Miseress" y luego Hospital Lullabies tenés el tema completo. Es un tema que tocamos mucho en vivo antes de grabarlo y cada vez lo tocábamos diferente, un día ya medio desesperado porque no conseguimos grabarlo me puse a ver videos de nuestros shows en YouTube y descubrí una versión que me encantaba y decidimos copiarla. Es de un show en París.

 

HR: "Los problemas del futuro" Más acorde a los tiempos que corren, imposible. Por un lado realmente parece ficción estar adentrados en pleno siglo XXI y tener que desplegar un protocolo nivel pre quirúrgico de barbijos y desinfectantes para salir a comprar comida, o para comprar cigarrillos, o darle la vuelta al perro. Sin embargo son justamente el tipo de problemas que hasta hace muy poco eran "del futuro" o "del futuro de otro". La canción es, desde la simbología, más que un deja vu berreta que es el presente con COVId-19 ¿Cómo los encuentra una problemática actual de semejante magnitud?¿Cómo lo viven como banda y personalmente?

Tomás: La letra alude al eterno retorno y a imágenes de mi infancia, alucinadas y reales, pero entiendo que se la relacione con distropías. Como dije, nuestros temas están abiertos a la interpretación, tienen cierta ambigüedad y a veces no sabemos muy bien qué es lo que estamos diciendo.

 

HR: "Alien" es un asombroso caso real, un hombre que se lastimó intentando entrar en contacto con seres de otro mundo.

Tomás: Sí, es un caso real. Un chico que estaba internado en un centro de rehabilitación con un amigo mío. Tenía una psicosis inducida por las drogas, escuchaba voces de extraterrestres pero no entendía bien qué le decían, así que se clavaba alfileres en las orejas para mejorar la transmisión, al punto de que se provoco necrosis y tuvieron que extirparle los lóbulos. La historia me impactó mucho, además por el obvio doble sentido de Alien/Alienado. Es un tema muy viejo, la letra, la melodía y una base de bajo me vinieron caminando por Lomas de Zamora hacia la casa de Fernando Lamas en el 2005. Cuando llegué a su casa se la canté y le toqué la línea de bajo y armamos una versión muy rápido; él programó una batería y unos sintes. Luego me fui a Europa, la tocamos con Mueran Humanos al principio pero la abandonamos y volvió un día mágicamente cuando Carmen grabó una cosa que se convirtió en el esqueleto de la versión actual. La música era diferente a la versión original, pero por alguna razón empecé a cantar "Alien" arriba de lo que había hecho Carmen y nos encanto como quedó. A partir de ahí fuimos armando esta versión. Es el único tema grabado en vivo del disco y el único tema de Mueran Humanos grabado en Buenos Aires, lo grabamos en una tarde en el estudio de Walter Zenker, en abril del 2019.

 

HR: "Detrás de una flor" es la espina dorsal del disco, tal vez la más "radiable". Incluso dentro de la película Hospital Lullabies, aparece tratada como un momento álgido. Realmente lo merece, es un gran trabajo. La concepción me llevó directamente al comienzo de la obra, a "Vestido", como si fueran canciones mellizas. No porque sean parecidas, para nada, sino que parecieran pintar el mismo universo y sonar como "una banda" de muchos, incluso con guitarristas inexistentes y donde todos cumplen a la perfección su función. Luego vería que ambos tracks tienen en común a Andrés Cáceres en programación adicional y producción.

A partir de este track me quedé pensando, primero ¿se percatan mientras están trabajando sobre un track que la pieza está tomando forma "redonda"? Quiero decir ¿en qué momento le ven la cara a un probable corte? Y segundo ¿qué grado de influencia tuvo Andrés Cáceres en el track terminado?

Tomás: "Vestido" y "Detrás de una Flor" no se parecen en nada, salvo en que son los temas que más nos gustaban antes de grabarlos y que más versiones tuvieron, les veíamos algo especial. También tienen en común que las letras describen sueños de Carmen. El aporte de Andrés fue importante, le dio más dinámica a las baterías que eran un poco estáticas y en "Detras de Una Flor" hizo un arreglo dando vuelta las voces de Carmen que quedo muy bien. No los pensábamos como cortes, nunca pensamos en eso, pero sí eran los temas más especiales y que sí o sí queríamos que estuvieran en el disco. Fueron bastante complicados de terminar porque son temas muy ambiciosos, aunque hay muy pocos cambios de notas tienen mucha dinámica y el equilibrio entre las partes y los crescendos fue difícil de conseguir. "Vestido" me resulta el tema más original del disco y por eso le tengo un cariño especial. "Detrás de una flor" es el tema más popular del disco por lo que nos dice la gente. Quizás sea el tema más popular de la banda, tiene algo pop y aunque yo reniego del pop el tema me encanta. Fue hace varios años pero todavía recuerdo la noche en que salí un par de horas y cuando volví Carmen había compuesto ese tema; recuerdo que me lo tocó y cuando escuché la primera línea "soñé que era un hombre" me dio un subidón instantáneo, me enamoré inmediatamente y para siempre de la canción, me encanta cómo la canta además y creo que nadie más que ella podría haberla escrito, tiene la marca de su personalidad. Aprecio mucho las cosas que son muy personales y únicas, por eso estoy muy orgulloso de estas dos canciones y, como decía antes, son los dos temas que tenían que estar sí o sí en Hospital Lullabies, los demás se fueron ganando su lugar solos y otros fueron descartados.

 

HR: Como músico, siempre creí que siendo parte de una grilla es genial tocar cuando la banda anterior a la mía dejó el escenario "caliente". Creo que a ningún track se le haría muy difícil entrar siendo inmediatamente posterior a "Detrás de una flor". "Guardián de piedra", a pesar de gozar del beneficio, inicia con esa suerte de alarma tipo "esto no es un simulacro" para bajar mil cambios en el registro vocal; la voz planea sobre las programaciones y una línea de bajo bestial. Incluso se va desarmando hacia el final entre disonancias que funcionan de primera a altísimo volumen. En pocas palabras, es casi un antónimo de "Detrás de una flor" y sin embargo mantiene al disco muy arriba. ¿Qué opinión tienen sobre el contraste efectivo entre canciones?¿Son meticulosos a la hora de diagramar el screen-play del disco?

Tomás: Somos mega obsesivos al hacer el orden de los discos, al punto de haber dejado temas afuera de discos porque no fluían con los demás. En el primer disco me pasé noches y noches haciendo pruebas hasta que lo conseguí. En el segundo también me pase muchas noches dándole vueltas al orden pero fracasé, ninguno me gustaba, finalmente Carmen apareció con el orden y ahí nos dimos cuenta que en un disco tan variado como "Miseress" el orden que Carmen hizo era el único posible. En ese disco además quedaron muy marcados los lados A y B, fluye bien, pero si los escuchás por separado son como dos planetas diferentes. En Hospital Lullabies era más fácil y al mismo tiempo más difícil porque el disco sí o sí tenía que arrancar con "Vestido". Durante todo el proceso íbamos pensando el orden. Hicimos unos carteles con el nombre de cada tema y los pegamos en la cocina, los íbamos cambiando cada día y los mirábamos, imaginando que escuchábamos los temas en orden; esto duró meses mientras grabábamos y mezclábamos. Así cuando llegó la hora de armarlo ya lo teníamos bastante claro. Justamente acá fue que hubo otra contribución de Andres, él nos hizo notar que "Guardián..." estaba en la misma nota que "Detrás de Una Flor" y por eso quedaba muy bien a continuación. La parte final fue muy placentera de hacer, dejamos volar toda la violencia de los instrumentos, me inventé un método de máxima distorsión en el bajo y conseguí sonidos lo bastante hirientes, casi sin tocarlo dejándolo acoplar. Fue muy placentero armar la canción y luego destruirla.

 

HR: "Cuando una persona común se eleva" es una completa pesadilla de dos minutos. La lectura monocromática de un poema bien escrito que, apoyado en un beat de habanera del infierno, produce veinte escalofríos. Lo asocié directamente al arte de tapa -pero esto es personal, claro- y terminé considerando al track como a un "banner sonoro" de la estética singular y estremecedora de Mueran Humanos, que han sabido llevar adelante desde hace casi quince años.¿Consideran sus conocimientos en gráfica e imagen como un engranaje fundamental en el dúo? Vimos Hospital Lullabies, que tal vez mereciera una reseña aparte. Cuesta poner a dormir la avidez por comunicar. ¿Mantienen viva aquella impronta de los fanzines, previa a su marcha a Europa?¿En qué grado puntual se relacionan con la gráfica y la estética?

Tomás: El grupo empezó como un nombre para todo lo que hacíamos así que sí, la gráfica y todo lo demás es esencial a lo que hacemos. Nos gusta que complementen y multipliquen los sentidos de la música y las letras. Mi idea inicial del grupo era combinar todo lo que hacía Carmen con música que hiciéramos los dos. A mí me volvía loco que Carmen se la pasaba dibujando, escribiendo y haciendo collages, y se pasaba noches enteras con auriculares armando sonidos en teclados y perdía todo, no le daba valor. Se mudaba y dejaba todo atrás: los dibujos, los teclados, los cuadernos escritos y dibujados. Pensé que podíamos armar algo muy poderoso uniendo toda esa creatividad con la mía. Ella no hace gráfica en relación a la música ni hacemos música en relación a su gráfica, Carmen va haciendo sus cosas paralelamente y en algún momento encontramos que algo que hizo se complementa con cierta música. "Cuando una persona común se eleva" es el único tema espontáneo del disco. Carmen escribió la letra, hizo la música y grabó el tema en una hora o dos, completo como está en el disco; fue hace varios años, un día me acordé de esa grabación y me pareció que era la pieza que faltaba para Hospital Lullabies. La versión del disco es la primera y única toma y todo lo hizo Carmen sola, en un rapto. Todos los otros temas fueron elaborados y reelaborados miles de veces antes de este disco, los tocamos en vivo, los grabamos, son todos bastante largos, ambiciosos, con mucha densidad de elementos musicales dispares que hubo que destilar y hacer encajar entre sí con mucho trabajo. "Cuando una persona..." es directo, espontáneo, simple, pero está buenísimo. Sentí que era algo que el disco tenía que tener. Algo espontáneo puede tener el mismo valor que algo muy elaborado, o más.

La tapa del disco de hecho es simplemente una mancha de sangre menstrual sobre una foto de un cuarto de una revista de decoración. Carmen la hizo en un par de segundos. La sangre es un elemento muy presente en el disco y la sangre menstrual aparece en la película justamente en "Cuando una persona..." Tenemos muchas obras de Carmen muy elaboradas y complejas que podrían servir como tapas, y las tapas anteriores son trabajos muy meticulosos, pero la imagen que nos funcionaba con este disco fue esa, la sangre, la habitación vacía. Borges decía "el espíritu sopla donde quiere". Esforzarse es importante pero no te garantiza nada y en última instancia la cruel realidad es que a nadie le importa. Lo único que importa es el resultado final, se ve con la poesía, hay gente que le dedica cada hora de su vida a pulir poemas y otra que escribe sin esfuerzo, sin corregir ni nada y quizás el resultado es indistinguible. Es un misterio. Para Carmen y para mí, el tema está vivo o no lo está, si no está vivo a la mierda. De hecho hay un placer especial en destruir algo en que trabajaste mucho, los dos tenemos eso, disfrutamos destruir cosas en las que invertimos mucho tiempo, quemar, tirar.

 

HR- "La gente gris" cae como final de fiesta y cierre de una obra demoledora en su intensidad y en el balance musical/letrístico. Es la estación concluyente en este recorrido que arrancó allá en "Vestido" y que tendría su parada de mitad de camino en "Detrás de una flor". Inminente y contenida, es el suave fade-out de Hospital Lullabies como obra y ocupa a la perfección su lugar. Cerrando también esta entrevista, seguramente tardía en lo que a difusión refiere, no queríamos dejar de preguntarles qué impresiones se llevaron de su última visita a CABA de Diciembre de 2019 y qué sentimientos aparecen en cada viaje.¿Se repiten?¿Hay nuevos?

Tomás: Sí, cuando lo grabamos sabíamos que iba a ser el último tema del disco y el final en fade out es el final del disco, que arranca en fade in. Es un buen tema para terminar por su clima, también es el único tema en que usamos otro idioma que no sea el castellano así que tenía sentido que quedara al final. El disco es como un viaje psicodélico o un sueño, empieza y termina suavemente, oníricamente y en el medio hay mucha furia, energía, subidas y bajadas, es a propósito.

La fecha en Buenos Aires estuvo muy buena, creo que fue de los mejores shows que dimos ahí. Había mucha energía, yo la pase increíble. Toda esa gira estuvo buenísima, fuimos con nuestro ingeniero de sonido, Pablo Thiermann, que fue el que mezcló Hospital Lullabies, entre los tres hay mucha complicidad y nos complementamos muy bien, nos da mucha libertad en el escenario saber que alguien al que le importa, que está comprometido, alguien que nos conoce y nos entiende bien está en la consola evitando que todo se vaya a la mierda. Nos permite empujar el límite de la música sabiendo que él se las va arreglar para que no se derrumbe todo, él es más chico que nosotros pero asume el rol de padre y así nosotros podemos soltar los "niños terribles" que llevamos dentro. Disfrutamos un poco de volverlo loco reventando todo, pero es con amor y el se engancha en el juego. Ahora con todo este kilombo quién sabe cuándo podremos volver a tocar, a viajar. Estoy muy contento de que hayamos podido hacer esta gira con él.

 

HR-¿En qué faceta está la producción de su nuevo material?

Tomás: Teníamos una idea para un disco nuevo, teníamos los temas y hasta el nombre del disco, pero nos aburrimos y nos pusimos a hacer temas nuevos, no sé bien adónde vamos, como siempre, los discos se van revelando solos a medida que acumulamos material y en algún momento va apareciendo la configuración de un disco. Este es quizás el momento que más disfrutamos que es cuando nos empiezan a salir temas nuevos y nos dejamos llevar, es un momento muy lúdico y muy alegre, vamos tirando ideas entre uno y otro y es una especie de idilio creativo. Luego cuando el disco se empieza a configurar empieza un proceso más tortuoso que es grabarlo, ahí viene la parte mas densa, nos obsesionamos mal y todo se vuelve oscuro, perdemos la perspectiva, nos volvemos bastante locos, la llegamos a pasar muy mal. Nietzche decía "hay que tener un caos en uno mismo para poner una estrella en el mundo" y efectivamente nosotros siempre tenemos que pasar por un proceso muy oscuro antes de parir un disco. Todavía no queremos meternos en ese agujero, ya veremos, lo haremos cuando sea inevitable. No hay prisa, esto no es una carrera, es nuestra vida. Nadie nos pidió que hagamos esto y daría  igual si nos lo pidieran porque en el fondo es lo mismo que cuando empezamos: nosotros dos encerrados en un lugar inventando cosas porque sí, nos gusta hacer cosas juntos, es como si yo te preguntara cuándo vas a tener sexo con tu novia o novio, cuándo te vas a tomar un ácido con tus amigos, cuándo le vas a dar un abrazo a tu mamá... Seguramente haremos otro disco pero "cuándo", no tengo idea.

por Dani Cisterna

ESCUCHA "HOSPITAL LULLABIES"

Y SEGUI A MUERAN HUMANOS

EN LAS DISTINTAS PLATAFORMAS

2020 WWW.HERMANARAYO.COM.AR - SITIOS WEB RESPONSIVOS WWW.STARWEB.COM.AR

INFO@STARWEB.COM.AR  *  TEL.: 15 3051 1201