EXCURSIONISTAS

LA SANGRE EN EL OJO (BPM DISCOS)

Más lo escucho, más me gusta "La Sangre en el Ojo" (BPM Discos). El dúo mejor vestido de trío del indie local, Excursionistas, acaba de editar este teledirigido de eléctrica psicodelia, grabado en dos semanas y post producido y masterizado en otras dos. El disco me mira y me empuja a prepararme algo de tomar, sentarme a la máquina de escribir, hacer sonar los nudillos y contar de que va. La suerte de haber desentrañado con detenimiento su trabajo anterior "Le Bruit..." (2018 BPM Discos) me ayudó de primera a interpretar mejor éste nuevo.

En un arranque instrumental, “Palermo Bronx” -con puntapié inicial de Coca Sarli-, avanza una suerte de precalentamiento o puesta a punto que preludia el total de 9 canciones. Así, Juan Tranier en voz y guitarras, Santiago Jiménez del Prado en batería y voces y Lucía Ramírez en teclados, voces y más, maquetan el universo Excursionistas, trazando una línea sónica / temporal psicodélica que despega y transita la década del ´60, repasa tal vez algo de comienzos de los ´70, saltea definitivamente todo lo que tenga que ver con la del ´80, toca el piso en los ´90 (croleando una o dos piletas manchesterianas), salta y cae en nuestros días, en que hay varias orejas como las nuestras dispuestas a valorar esta pauta global, y aceptar las condiciones que imponen.

De “Metrópoli Disco”, un track movedizo, veloz, sentadas las bases en el redoblante director de Jiménez del Prado, podríamos cualquiera de quienes los conocemos bien afirmar que “lleva el sello de Excursionistas”. Y es verdad. Sería el inicio real del disco, con las voces incorporadas al taco y el nivel explosivo que esperábamos de elles.

En “Reina Morena”, una exquisita versión de esa canción / ritual de sus colegas Gualicho Turbio (banda originalísima de la que me debo una reseña generosa), Excursionistas se pasan de confianza traductora y coverean en su idioma Sheriff la materia prima. A quien ignore la versión original, le parecerá estar oyendo otra buena canción de Excursionistas pero, esto dicho a su favor, jamás pierde de vista la interpretación aquel ímpetu tribal y “de fuego de los chamanes” de sus talentosos autores.

Lo mismo y en realidad más apunto de “Solo el Señor lo sabe bien”, la remake impecable y en español de “Lord only knows” de Beck. Grato favor que le hacen al bueno de Beck, deshaciéndose de aquella molesta mosca-slide que arruinaba un track ya en su origen sin demasiadas pretensiones. Tranier se matricula de vocalista y guitarrista riffero, saliéndose del rock alternativo a lo MTV de los noventas, e imprimiéndole en conjunto rock n roll de verdad. Más que una reversión sería más bien “un rescate”, que la ha mejorado al fin. Bravo.

Tal vez la canción que más me gusta del disco es la electroacústica y efímera “¡Muevan esos pies!”. Tengo argumentos, y aunque no le importe a mucha gente, aprovecho para publicarlos aquí, si para algo tengo un sitio de reseñas y entrevistas. Me gusta porque 1- quizás sea ese registro altísimo vocal el que mejor le quede a Tranier; no es corriente y esto viene bárbaro si tenés una banda de rock nitroglicerínica como ésta; 2- también canta Lucía Ramírez, quien aunque seguramente disponga de más amplio registro y técnica, lo agudo a fondo (sin gritar) y el agite también parece lo suyo; 3- tiene un mensaje de diversión y optimismo ideal para esos registros, para una canción corta, para un stadard de rhythm and blues de coraje y para las puestas acrobáticas que arman en sus shows. 4- sin ser un track puramente eléctrico, se camufla y encaja en el espíritu del disco por lo energético y vibrante. Con escucharlo, todo lo que digo salta al oído.

En “El blues de la enfermita” aparece la excelente cantautora Penny Peligro. Aquí rebrota a su máximos niveles los aspectos tribales, mucho polvo, mucho calor, todo amarillo, sino colorado. ¿Fue mordida por un vampiro? ¿Es una bruja experimentando los primeros síntomas? ¿Fue sencillamente poseída por un demonio? ¿Qué hizo? (*1) En definitiva, lo que realmente importa es que es una muy buena canción de comienzo a fin. Se puede bailar o acompañar con movimientos de cabeza, también endiablados.

*1- La voz del extraño doctor que le receta rezar se me aparece en la mente como la de Pappo en “La pantalla del mundo nuevo” y no tengo explicación para ésto.

Excursionistas carece de baladas (ese estilo extinguido y a esta altura vergonzoso), pero “Muerte de una viajante” es lo que más podría acercársele al mote. Entra en un canal similar al de “Los miserables” de su disco anterior y tiene un esquema de composición de la canción que manejan a la perfección. También se adecúa al registro de voz de Tranier, muy difícil; la banda puede destacar sus mejores aristas y lo que llamaría mucho la atención sería la no existencia de un track como éste en cada disco de Excursionistas. Se necesita.

“Myrna y Raquel”, pinta con nostálgicas y vaqueras herramientas un lienzo de historia actual sobre pasiones restringidas y revanchas. El hecho de que el relato esté apoyado sobre una base acústica bien ejecutada de country-folk  le da el toque de seriedad justo para ir poniéndole punto final al viaje.

Cierra “Gloria”, otro caso especial de reversión. Tomando como punto de referencia la versión setentosa de una Patti Smith todavía muy enojada, este sería el partido presentación de una jugadora importantísima en el proyecto concretado de “La sangre en el ojo”, Lucía Ramírez. Ya teníamos noticias suyas de otras incursiones, pero cuando el track termina y con él el disco, y yo (como reseñador y como cualquiera) evalúo su aparición en este cover complejo (cualquiera sus mil versiones lo es), termino por abrir varias ventanas. Una especie de triple revelación: su propio y gran talento; el resultado en el salto de calidad al aportarlo a la capacidad de Excursionistas como banda y la sensación de haber escuchado un disco excelente. “Gloria” es a este trabajo, el espectáculo de fuegos artificiales en la clausura de un evento de nivel.

Pocas bandas suelen pasar sus filtros autoimpuestos al subir ese peldaño que va del low-fi al buen audio. Excursionistas lo pasa con holgura, se consolida como banda mejor armada, sin renunciar a ninguna cláusula de las que componen su propio estatuto. Y yo, finalmente, puedo terminar esta reseña con el singular oxímoron anti-artículo de no haber esperado más de elles y que a la vez hayan superado por largo mis expectativas.

 

Por Dani Cisterna

SEGUI Y ESCUCHA A EXCURSIONISTAS

A TRAVES DE LAS DISTINTAS PLATAFORMAS

Y REDES SOCIALES

© 2018 WWW.HERMANARAYO.COM.AR - SITIOS WEB RESPONSIVOS WWW.STARWEB.COM.AR

INFO@STARWEB.COM.AR  *  TEL.: 15 3051 1201