CATALIN MUNTEANU EN HR

ENTREVISTA

Surgen en lo espontáneo varias cosas, en este cerebrote que piensa tanto en el indie, respecto a introducirnos al mundo de Catalín Munteanu, su trabajo y su disco de este año "Las fuerzas invisibles". En mi capacidad de análisis, curtida de tanto tiempo escarbando la música de otres, "Las fuerzas invisibles" se me apareció como un cortocircuito indescifrable (desde lo revolucionario) y rebrotador de íntimos y olvidados momentos. Un hermoso abismo, que nos permitimos desentrañar en una cálida entrevista. Cada respuesta de Catalín está intervenida por risas, suspiros y una apertura al diálogo que seguramente serán mejor retratados en un próximo podcast de Hermana Rayo Webzine. ¡Disfrútenla!

HR- En apariencia podría decirse que tocás y cantás desde el vamos, pero no. Arrancaste a los dieciocho, algo tarde (dentro de lo estadístico) y si bien mucha gente arranca por esos años, debió haber una evolución singular de un punto a otro. ¡De hecho no sé si conozco otro caso! ¿Hubo alguna técnica o estilo que te haya costado más que otras en el arranque?¿Qué relación tenías con la música en la previa a tocar, sino a decidirte a hacerlo?

CATALIN- Bueno, primero que nada muchísimas gracias por las bellas palabras hacia mi disco, me alegra un montón. ¡Qué pregunta! Me parece que todas las cosas que voy aprendiendo me cuestan bastante. Incorporar algo nuevo me parece un re desafío y conlleva para mí cierta dificultad. No sé si pudiera rescatar una técnica o un estilo que me haya resultado más difícil que otro. Como si en todas las cosas descubriera siempre algo complicado y difícil de resolver. Mi relación con la música fue siempre de mucho amor. Durante la adolescencia escuchaba mucha música, me emocioné un montón, compartí música con amigues, nos pasábamos discos, íbamos a ver bandas. Algo que me pasaba seguido era ir a ver bandas y pensar “yo también quiero hacer eso! debe estar buenísimo!”

 

HR- ¿Hubo algún punto concreto que puedas recordar entre familiarizarte con la guitarra y el enamoramiento consolidado de hoy, esta especie de fusión que se percibe tenés a ella? Eso es amor, no hay duda.

CATALIN- ¡Claro que es amor! Es amor del bueno y mucho. Hay un punto que me parece super importante, que fue cuando empecé a tocar la guitarra en una orquesta escuela de guitarras, que se llama El Guitarrazo. Es una orquesta de puras guitarras que interpretan obras y arreglos de música popular argentina (folclore y tango). Es un espacio hermoso de aprendizaje. Los chicos que lo dirigen ponen al servicio de la orquesta todo su conocimiento (que es un montón). Y sacan andando una orquesta entera a la que une puede entrar con lo que sabe y con lo que tiene. No hay restricción. Entonces, cuando me enteré de que ese lugar existía, fui y al principio pensé “¡nunca voy a poder hacer esto!” y recuerdo el enorme deseo que sentí de poder formar parte de eso que sonaba y que me gustaba tanto. Fueron un par de meses de tocar muchísimo, como determinadísima a que iba a poder aprender las partes de las guitarras que me tocaban. ¡Quería tocar con elles! A partir de allí empezó una relación mucho más cercana con la guitarra.

 

HR- "La convicción..." es un muy buen disco debut, pero es evidente que el salto de complejidad entre aquél, donde aparecías más como una trovadora alternativista que otra cosa, respecto a la Catalín de "Las fuerzas invisibles", con su estrionismo y su carácter único en vivo. ¿Pasaste muchos estadios como guitarrista y artista de aquella Catalín a la de ahora?

CATALIN- ¡Ay, qué palabras! Yo no sé si sea tan distinta una Cata de otra. Pasaron cosas en el medio y yo también escuchando ambos discos, oigo diferencias y evolución. Creo que es más como un ciclo continuo de aprendizaje y de crecimiento. No sé si podría dividir en etapas o estadios como vos decís, si no que es más bien la vida que va pasando.

 

HR- El último track de "La convicción..." que es "Los espacios entre las cosas" parece una puerta premonitoria a "Las fuerzas...". ¿Por qué decidiste grabar nuevamente esa canción e "Imanes"?¿Fue exclusivamente por darles otro marco más acorde a lo que estabas haciendo al momento de grabar?

CATALIN- Volví a grabar algunas de las canciones que estaban en “La convicción…” porque sentí que después de haberlas tocado en vivo varias veces y del tiempo que pasó, las canciones habían cobrado otras características y quería que quedara registrado. También varias de las canciones que están repetidas en “Las cosas invisibles” cuentan con la participación de músiques amigues. Para mí las dieron vuelta. ¡O sea, las modificaron totalmente! Y yo quería que eso quedara en alguna parte.

 

HR- El recurso de la repetición (el looping) como parte fuerte y escenográficamente ornamental -si se quiere, la base del proyecto actual- es algo relativamente poco usado. Pienso "será porque no debe ser nada fácil usarlo bien". Adivinando que sería imposible que un trabajo como el tuyo pudiera llevarse adelante con poco ensayo, ¿qué tocás para llegar a decantar en tus composiciones?¿Canciones de otres?¿Clásicos de la criolla?¿Improvisás hasta encontrarte?

CATALIN- No soy muy de sacar y tocar canciones de otres. Sí, estudié y estudio horas de guitarra, arreglos, cositas. Pero definitivamente, lo que más me gusta y me convoca es la improvisación y jugar con el instrumento. Tocar y tocar y tocar, y explorar hasta que se vayan formando cosas.

 

HR- Sobre la voz y la poesía. Tus letras (me ametrallaron) parecen recitados de verso libre acomodados sobre los arpegios o los rasgueos. ¿Encontrás mejor inspiración en cantantes o en poetas a la hora de componer?

CATALIN- ¡Qué buena pregunta! Creo que no puedo identificar “una fuente principal de inspiración”, ni en la letra ni en la música. Es más un conjunto de todas las cosas con las que estoy en contacto, sean o no artísticas. Más que la influencia de algún músique que me guste, se trata mejor de los sonidos que escucho en la calle, o lo que me pasa. Es “todo” una gran influencia y ninguna cosa está por encima de otra.

 

HR- ¿Hubo algún motivo en especial que hizo que entre un disco y otro hubiera tanto tiempo entre medio? Incluso desde que empezaste a grabar "Las fuerzas..." hasta que lo publicaste pasó un tiempo considerable.

CATALIN- Yo creo que fue más el tiempo que llevó construir el disco. Entre un disco y otro habrán pasado cinco seis meses. Al segundo disco lo empecé grabando un tema solo. A partir de entonces todo estuvo en decidir qué temas iban a estar, si iba a repetir alguno, cuáles, quién iba a venir a grabar… Juntarme a ensayar, juntar la plata para el estudio… Pensar en el arte de tapa, pensar en el orden de los temas, ensayarlos un montón, acomodarlos, cambiarles cosas… ¡En el medio, la vida! Laburar, seguir estudiando. Cosas, otros proyectos. Así que bueno, se fueron juntando los meses y salió cuando pudo salir.

 

HR- Cerrando. Estás de momento incursionando el formato dúo guitarra-batería en Los nombres del agua, junto a Facundo Semerena, ¿qué formato estás planeando en esta etapa post "Las fuerzas..."? Se te ve muy cómoda y con mucho coraje en tus presentaciones como solista. ¿Tenés planeado grabar durante 2020? Yo opino que "OJALA".

CATALIN- ¡Sí! Estoy recontenta con Los nombres del agua. Me parece un proyecto hermoso, me llena de felicidad y estoy aprendiendo mucho. Este año fue más que nada tocar "Las fuerzas invisibles" en donde pudiera. Ahora estoy empezando a componer cosas nuevas. Tengo ganas de grabar durante 2020. Pensé ir produciendo algunos videos en vivo, entre temas nuevos y viejos. Es probable que sí (si todo sale bien), tendremos cosas nuevas grabadas para el año que viene.

 

HR- ¡Gracias por tu tiempo, Catalín! Fue una verdadera y feliz sorpresa encontrarnos con tus trabajos!

CATALIN- ¡Muchísimas gracias a ustedes por interesarse y por la buena onda!

 

por Dani Cisterna

SEGUI Y ESCUCHA A CATALIN MUNTEANU

A TRAVES DE LAS DISTINTAS PLATAFORMAS

Y REDES SOCIALES

© 2018 WWW.HERMANARAYO.COM.AR - SITIOS WEB RESPONSIVOS WWW.STARWEB.COM.AR

INFO@STARWEB.COM.AR  *  TEL.: 15 3051 1201