ENSAMBLE PERIPECIA EN HR

CATACLISMO (2019) -RESEÑA + ENTREVISTA-

Hay discos que intenté reseñar docenas de veces para Hermana Rayo, sin poder terminar de encontrarles la vuelta por su complejidad, o por la amplitud del proyecto.

Discos que deberían formar parte de algún compendio de piezas trascendentales, representativo de un lugar geográfico "x", pasar a una central de base de datos; los considero algo parecido a cierto núcleo de fuerza, nutriente involuntario del resto de los músicos. De ese tipo de joyas, de las de difícil abordaje, hay más de las que suponemos. Lógicamente, no he escuchado yo todas, pero si me topo con alguna me embargan sensaciones cruzadas. Primero caigo pasmado ante la luminosidad del talento volcado dramáticamente sobre un producto "tangible" (man, un simple disco). Me quedo admirándolo. Luego quiero escribir sobre él, intento estudiarlo, pero es tan amplio el espectro, la gama, que termino distrayéndome en algo más mundano. Y como no quiero faltarle el respeto, lo dejo. Pasan los días, retomo el trabajo, pero la situación se repite.

Fueron tres o cuatro estos ejemplares, en muchos años de escribir y pensar que puedo hacerlo sobre cualquier cosa. Un concreto caso es el de "Cataclismo" de Ensamble Peripecia. Ese monstruo invencible que Hernán Ocampo como su mentor y guitarrista pergeñó en 2016 (tal vez un poco antes) para finalmente darle luz verde a mitad de 2019. Hay cosas que lo superan a uno. Tres años para terminar un disco, medio para redondear una reseña y una entrevista.

Vayamos un poco más atrás en el tiempo. Como álbum posterior a "Valle" de 2014 -y sin poder afirmar yo cuál es mejor de ambos, o cuál es la nave nodriza de cuál- nadie debería cruzarse con "Cataclismo" por casualidad, ni a través de una red social, ni de un sitio web de entrevistas y reseñas, ni porque se lo diga otre. Debería uno despertarse un día y sencillamente saber que debe escucharlo y que va a disponer del tiempo necesario para prestarle la atención que merece.

"Cataclismo" con sus brillantes cinco patas instrumentales, más la sexta "Herzog" (una aventura levitacional extrasensorial de casi veintitrés minutos entre pasajes sonoros, pistas perdidas, voces y expresiones naturales que alguien debería editar en 8D) es una evolución elevada y traducida de "Valle"; seguramente más accesible desde la maquetación misma de cada canción. Más "popular" -si se me permite esta expresión-, sobre todo para los humanos que nos acercamos a escuchar y a quienes en definitiva está dirigida.

Ensamble Peripecia traspasa la barrera de lo que llamamos comúnmente "una banda", para ser es un grueso equipo de gente; una jungla repleta de coloridas especies de técnicos y artistas, diurnas y nocturnas, salvajes o cuidadosas, detonantes o laderas. Como asterisco único (y remitiéndome al resultado franco de "Cataclismo"), todas estas etnias se revelan congruentes en cada arreglo, en cada detalle micro de cualquier recodo de cada canción, desde el trabajo de grabación en el -ex Estudio Circo Beat- Romaphonic, con la grabación de Eric Kamatsu, el inmenso aporte de una asombrosa Carolina Merlo (Fly Fly Caroline), pasando por la mezcla en El Cubo Estudio por Kamatsu, Skay Parnes y el mismo Hernán Ocampo, hasta su mastering en Chicago.

Así, el ataque semi instrumental "Cataclismo" es seguramente, mucho más que un disco de producción independiente. Con un sonido que no se anda con pavadas; infinitamente pesado (toneladas), sombrío, caviar, brujeril e incendiario a la dirección de Ocampo, guarda una ficha técnica, de soporte y ejecución tan amplia (como extraordinariamente talentosa) que abrumaría lectoras y lectores, si es que aún no lo hice.

Por eso elegí entrevistar al responsable y principal engranaje de todo esto para que nos cuente a ciencia cierta sobre el camino recorrido por Ensamble Peripecia, lo complejo de presentar en gira un producto de dream-team faraónico como "Cataclismo" y cuánto esperaremos para disfrutar de un nuevo material.

Así charlamos con Hernán Ocampo.

HR- Es difícil pensar en"Cataclismo" sin un "Valle" precediéndolo. Antes de adentrarnos en estas dos obras, me gustaría saber en qué bandas participaste y qué proyectos te pusieron al umbral de aquel "Valle". ¿Cómo llegaste -o llegaron, con la banda y si es así quiénes- a un nivel tan ambicioso de proyecto?

HO- Gracias por esta oportunidad de poder explayarnos respecto de esta obra y de nuestra historia al charlar con uds. Me alegré por el interés de su parte.

Me preguntás qué proyectos me pusieron en el umbral de “Valle”. En especial es un resultado de mucho tiempo de tocar y mutar en este mismo proyecto que tiene 12 años en Chilecito, La Rioja. Desde que se creó, pasó mucho tiempo sin grabar algo.

Por mi parte, a los 16 años comencé a tocar en bandas y siempre las encare de manera seria. Quizá algún germen existe desde ahí, siempre el propósito era comunicar algo y ser honesto al respecto. Toqué y ensayé mucho tiempo con grupos de música propia que nunca vieron la luz. En el que más toqué y crecí en un primer momento fue un grupo de la adolescencia que se llamaba Tourniquet (rock alternativo). Fue a fines de los noventas, duró aproximadamente 4 años en Chilecito. Después de eso me metí de lleno a la música experimental con instrumentos electrónicos y absorber todo lo que tenia que ver con instrumentos nuevos.

De 2002 a 2004 viví en Córdoba, durante ese tiempo estudié cine casi sin tocar.

Después tuve una banda de rock alternativo que duró poco, se llamaba Melatonin y la última antes de comenzar Ensamble fue Quid Pro Quo, donde al final ya había cierto germen de Ensamble Peripecia. Estamos hablando del año 2005 si no me equivoco. En QPQ tocaba también Damián Gutiérrez (quien sería luego nuestro baterista principal) y Leo Costas en bajo.

Al momento de disolverse esta formación estaba muy interesado en la época de jazz rock de Miles Davis, el “kraut” y aparecia The Mars Volta y estos grupos que en realidad son ensambles de música con mucha improvisación, para mí esto tiene mucho valor hasta el día de hoy. Discos como “Agharta” por ejemplo, cosas jugadas.

Lanzarse al “pase lo que pase” requiere de una conexión humana muy intensa, de comprenderse casi a nivel telepático y tiene que ver mucho con la intuición y potenciarla.

Comenzamos Ensamble Peripecia creo que en 2006 con un grupo de cuatro (bajo, batería, percusión, guitarra y sintetizador con la idea de mezclar elementos, ensayar y que cada ensayo sea lo que fuere y que los toques en vivo pasara lo mismo.

Entonces ensayamos mucho y gozamos de la improvisación. Esto tiene un límite de cuánto pueda ejecutar cada uno y cómo se arroja al vacío y qué sacamos particularmente de cada cual, entonces te obliga a aprender y conocerte más. Así arrancamos tocando en algunos recis. Eramos Bruno Coria en batería, Keko Pérez en percus, Leonel Costas en bajo y yo en guitarra y sintes. Siempre estuvo la idea de complementarnos con otros lenguajes -como el visual- en vivo, pero eso no pasó hasta más tarde, cuando contamos con Aylen Almendra, quien manipulaba imágenes en vivo cuando tocábamos. Hoy por hoy esa tarea está a cargo de Lucio “El Sucio”.

En el 2008 armamos junto al Profe Pablo Belzagui de la Uni de Chilecito un ciclo de cine y música. Se trataba de musicalizar films mudos de diferentes movimientos estéticos en el cine. Se hizo dos años seguidos. Junto a otros artistas, musicalizamos varios films como “El gabinete gel Dr. Caligari”, “El Hombre de La Cámara”, “La Muñeca” y algunos cortos de Man Ray incluso con otras formaciones.

Entonces se sumó Paula López en violín, flauta traversa y texturas con vst., Jorge Femenia en guitarra y al año siguiente Joel Costas en flautas y teclas.

Esto ayudó muchísimo a darle más forma a lo que veníamos haciendo y despertó mucho más interés, absorbiendo y asimilando estas otras formas de composición.

En lo técnico básicamente teníamos pautadas las escenas, pero se rellenaban con la interpretación, la “impro” y cómo nos conectábamos. Comenzamos a usar computadoras para generar otra paleta sonora y cada cosa que hacíamos se suma al concepto de ensamble. Una época de crecimiento.

Luego de parates prolongados y el cambio de baterista y percusionista en 2010 (si mal no recuerdo) armamos un ensamble sólido con ganas de hacer composiciones más estables sin perder la parte libre lúdica y de experimentación; tocar en otras situaciones y estar más abiertos.

Desde ese entonces quedaron algunas músicas de las películas que fueron mutando como “Vertov” que hicimos para la parte del inicio para la película "El Hombre de La Cámara" que lleva el nombre de su director y está incluida en “Valle” y también “Nebulosa” que es la parte en medio de la película. En el caso de “Nebulosa” cada vez que se toca es distinto, siempre tiene unos motivos estáticos rítmicos que luego desaparecen para dejarnos al desnudo en nuestra propia nebulosa terminando de desarrollar lo que tocamos sobre eso.

Cuando llevas mucho tiempo tocando es hermoso; se genera un don especial y este se potencia. Hemos llegado a hacer hasta arreglos instantáneos (te diría por telepatía, je).

Por supuesto que no sucede todo el tiempo. Yo diría que acá comenzó todo lo que es “Valle”, todo lo que tocamos (y tocamos muchísimo en vivo) fue material que sabíamos que queríamos grabar en un futuro y aún no sabíamos cómo.

Durante 2012 y 2013 grabamos tres EPs en nuestra sala, con el hardware y el conocimiento que teníamos. Los regalábamos o vendíamos en los festivales.

Cuando empezamos a girar y crecer como grupo, quisimos ponerle todo lo que necesitábamos, nos ambicionamos. Nos interiorizamos mucho sobre los procesos, agradezco siempre el grupo que fuimos -mis compañeros- siempre comprometidos de verdad. Nos llenamos de experiencias buenas y nos alimentamos de eso.

Hay mucha data de grupos que nos gustan y en particular a mí me sirvieron para pensarnos como artistas, como ser humano y para encarar algo que de verdad uno considera muy importante. Y no es para “el éxito”, sino para hacer algo de verdad valioso y que alguien pueda conectar con eso.

Ya habíamos visitado Bs. As. en 2012 y nos hicimos muy amigos con La Tumba del Alca, Persona, No Mateo y tantos otros que nos ayudaron un montón allí y luego hicimos el ida y vuelta. Son nuestros artistas hermanos.

En 2014 estábamos cambiando de bajista de forma gradual. Leo se mudaba de provincia y Evelyn Vergara -una música excelente- quien reside en La Rioja se nos sumó en el bajo.

Decidimos que a falta de estudios grandes en La Rioja y con lo que nos faltaba -por primerizos- grabaríamos en algún estudio donde se respetara mucho el arte y la visión. No solo queríamos un disco que suene bárbaro, sino que te pueda provocar imágenes y que puedas escucharlo en cualquier momento y suene atemporal. Esa era la búsqueda. Hicimos una preproducción y ensayamos mucho para tocar lo mejor posible en directo. En una primera instancia pensamos que lo haríamos rápido, quedándonos a mezclar después de grabar en Bs. As. pero no fue así y se estiró unos meses más la producción para hacer overdubs y llegar bien a la mezcla.

Grabamos y mezclamos “Valle” en 2014 en Estudios Casa Frida. Grabamos diez temas en dos días en directo, algunos muy extensos. El nombre Peripecia nos arroja a aventuras todo el tiempo.

Grabamos en directo: Damian Gutierrez en batería, Martín Maturano en percusiones, Evelyn Vergara en bajo, Laura Pailos en saxo. Yo me encargué de las guitarras, sintes y de la producción.

*Hay tres temas que quedaron fuera de "Valle" q me encantaría que escuchen pero vamos a esperar el momento preciso para editarlo porque hay mucho contenido ahí. Trataremos de sumar fuerza con algún otro sello para editarlo en forma de EP seguramente.

Ya en este momento el nombre “Valle” estaba presente pero debo contar que había aparecido el concepto de "Cataclismo" en esta instancia (como nombre).

En la práctica la música se cuidaba mucho desde todos y quizá lo conceptual desde mi no se desarrollaba tanto debatiendo con mis compañeros, sino que era como una bola que no sabía cómo iba a desarrollarse. Se hace difícil exteriorizar esto, aunque siempre sentí que me entendían. Funcionamos siempre como un organismo en los roles además de los musicales, y eso es muy grato. Eternamente agradecido, son fantásticos.

Todos acordamos que “Valle” era un título mejor para algo que estaba despegando y es el lugar donde vivimos que nos influenció de esta manera inconsciente en muchos de los sonidos que están ahí y que antes de post producirlo hicieron que se centrara mucho más en una obra conceptual. Las solarigrafias de María Fuentes sumaron un montón para cerrar todo.

En la mezcla se terminaron de cocinar algunos temas, el playlist y aportar sonoridad al álbum como un “todo”. Para los overdubs me instalé cinco días en Córdoba durante el Mundial 2014 en la casa de mi amigo Coco del grupo Moola a grabar con equipo de primera prestado (de Fer Pusulo, miembro de Moola). Se cocinó mucho también ahí.

Nuestra metodología en el estudio es grabar todos en vivo con clic durante los primeros compases de cada tema. Hacemos dos tomas o tres y lo que grabamos es lo que queda. No hay metrónomo a la mitad del tema o por sección.

Luego en postproducción se añadieron capas o se regrabaron algunas guitarras pero el bruto de la grabación somos todos tocando en simultáneo.

Participaron también:

Carolina Merlo, con quien tengo una relación excelente; ella aportó su voz en “Batalla”. Laura Pailos, a quien literalmente conocimos ese mismo día y se convirtió en una gran amiga, toco saxo en “Nebulosa”. La llamamos para grabar porque sabíamos que era una improvisadora nata. Chuly de La Tumba del Alca grabó unos rodes preciosos para “Vendaval de Luz”. Mi primo Joel Costas que tocó muchas veces con nosotros grabó los vientos.

HR- Muchos de los músicos sin estudio (académico) suelen jactarse del "ser autodidacta". Estuve de acuerdo con manifestar siempre una impronta propia, como una estúpida forma de rebelión, hasta que con el tiempo me di cuenta de las diferencias sustanciales y evidentes entre un músico que no estudia y uno que sí, separando claro a los genios a quienes no les hace falta ni saber leer (después de todo, de éstos hay muy pocos, no?) ¿Cuál es tu opinión respecto a la relación entre estos dos deportes que son el músico de conservatorio o académico y el de indie rock? ¿Cuál es tu formación?

HO- Mmm… Yo te diría que hay más tipos de músicos y el conocimiento ahora está en todos lados. Lo que pienso es cuántos se desarrollan de forma creativa, o qué hacen con lo que aprenden, o qué significa la música para cada uno. Más que una diferenciación entre académico y no, tiene muchísimas aristas.

Está bueno que se mezclen autodidactas y académicos y que hagan cosas nuevas, que tengan curiosidad. Hay cosas que tiene uno que el otro no.

Conozco músicos de conservatorio que no tienen formación en otras cosas y en otros conocimientos fuera de la música. Para mi, antes que músicos somos seres humanos y la música es una parte del todo en la vida. Si no tenés interés más que en la forma musical mmm… No sé...

Cada uno expresa algo que siente y tiene un espacio-tiempo, o sea estás un poco absorbiendo lo que está alrededor y la intuición para mi es importante, también está el descubrimiento. Cada cual sabe qué quiere descubrir de sí mismo y cómo se relaciona con los demás en el mundo de la música y el arte. Estudiar te saca la ignorancia en muchísimas cosas y avanzas en la técnica, pero de verdad hay cosas que aprendés como autodidacta proyectando un camino particular para llegar ahí. El trazado de ese camino es importante, porque trataste y resolviste muchas cosas antes y eso es impagable. Nosotros (la gente que hace música) estamos permanentemente lidiando con problemas musicales y cosas inconexas.

Pensá en ponerle música e inventar música para una escena de un film; si vas a usar 12 notas vos elegís cuáles y cómo, pero la idea te está hablando quizá desde la peli, entonces genera otra forma de composición por cómo se mueve un personaje o la sensación de la luz… Podés pensar entonces que hay muchas cuestiones interesantes por afuera de la música que no tienen que ver con lo académico.

El indie rock (que ya no se cuál es) o el mainstream existen, y así también existen diferentes planos musicales donde convivimos. A veces te tocas con el mainstream, a veces te tocas con… no sé... el indie? Pero coexisten y eso es importante saberlo, si no terminas como algunos; permeado con lo oficial o lo superficial y pensando que tenés que pasar a un estrato mayor o "salir" del under. No existe más que la historia que vos creás y cómo la construís, caminar tus propios pasos, digo.

Desde mi parte: aprendí la guitarra primero con un profe, después de oído y asi seguí como autodidacta (también en mi proyecto solo que es Humanoid Poliform, con el que grabo y toco experimentando con instrumentos analógicos, algunos no convencionales, cajas de ritmo, etc. desde hace mucho).

Estudié unos años cello en un polivalente y fui aprendiendo solo algo de teclas.

Me considero una persona que tiene ideas musicales, quizá muchas de estas ideas son tomadas de otros artistas, o de otras artes. Lo que me parece valioso es que cada uno transforme desde su lugar algo y construya un mundo con eso, un mundo particular, claro que es una simple visión al respecto, pero me parece que uno está también en permanente cambio y evolución. Me gusta ver algunas cosas académicas hoy en dia.

------------------------------------

Hay músicos que abarcan todos los aspectos también, pero lo que veo mejor para aprender más rápido es saber qué querés, formar un equipo y relacionarse de forma super honesta.

------------------------------------

Es importante remarcar que hace rato que viene este cambio permanente en la música. Cómo se consume, la capacidad de escucha del grueso de la gente, curadurías por algoritmos y un gran etc…

HR- Si bien "Valle" y "Cataclismo" son obras mellizas de estilo, "Cataclismo" suena más pulido y directo, menos revoltoso que "Valle". ¿Qué diferencias hubo en horas de sentarse a planificar una y otra?

HO- Es Tesis Antítesis. “Valle” es nuestro primer álbum hecho con mucha urgencia y corazón quizá y con menos conocimiento en la producción. Una planificación más simple (que nos terminó superando) de verdad queríamos que capture la esencia de nuestra formación y el vivo.

A diferencia de “Cataclismo”, que fue más sacado. Teníamos un dinero y con eso podíamos grabar en dos sesiones y mezclar en seis días unos meses después de grabar y hasta ahí llegábamos.

Aun no teníamos ni siquiera el dinero del máster y por eso creamos los “Festiperipecia”. Con solo hacer uno pudimos pagarnos el master de Carl Saff.

Hacemos una producción mixta: el grueso en un estudio de primer nivel. Trabajamos las batas con un drum doctor. La post producción en nuestros home studios y en Depto Records de Eric Kamatsu, con el que grabamos unas excelentes tomas de guitarra.

Entiendo los procesos como un crecimiento. Cuando fui al estudio por primera vez a mezclar, solo tenía la práctica de lo que hacíamos en casa con proyectos y había ido a estudios grandes a ver cómo trabajaban. Acá lo que se tenía como objetivo paralelamente era aprender todo lo que se pueda de las personas con las que trabajamos, las mezclas con Mariano de Casa Frida, la utilización de hardware, contrastar las ideas abstractas con la práctica, planos sonoros, que las sensaciones queden como las imaginamos o ver como las potenciábamos, ver que nos sugerían y mucho más.

Esto hace que el proceso siguiente te encuentre con más conocimiento. Recuerdo que cuando salió el disco quedé vacío, con la necesidad de hacer más y quería el próximo año ya hacer otro disco. Es una instancia rara de desapego, donde pensás en lo que no te gusta cómo quedó y lo que valorás mucho.

Más allá de esas ganas de hacer otro, pasó un tiempo largo y cuestiones humanas como cambio de formaciones y dificultades.

Eve dejó el grupo por un tiempo y entró Bruno Moreta en bajo y giramos para Salta y Tucumán. Más tarde sumamos a Karen Russi en flauta traversa y Martín Álvarez (Mortymer) en ruidos y fxs. Eve volvió a participar cuando grabamos “Cataclismo”.

Teníamos en mente que esos tres temas que sobraron de "Valle" eran potables para “Cataclismo”, pero al final fueron descartados. En el medio hubieron desgastes también. Pegó fuerte políticamente lo que estaba pasando en 2015/2016 y toda esa barrabasada de mierda.

“Cataclismo” se fue gestando al ritmo que se podía y con esa energía, yo tenía en claro qué es y qué era, y comencé a leer y a encontrar vínculos entre lo que pasaba; lo que leías, lo que te caía en las manos, la lectura de la situación global y un gran etc. Algunos títulos de los temas surgían en medio del proceso de composición, por ejemplo al leer algunas noticias que hasta podían ser fake news. Como “Sun Girls” un ejército de mujeres Yazidis decididas a vengarse con sus violadores de ISIS.

Aparecían contextos y disparaban a terminar de redondear los temas como episodios visuales y orientar a dónde va la música y el disco.

“La Niebla” (que comenzó como una impro que desarrollamos en vivo, sugerida por el bajo de Evelyn) terminó siendo canción pilar en el disco cuando se redondeó como tema y la letra mínima fue escrita para el concepto de “Cataclismo”.

El aspecto femenino muy fuerte del momento en “The Witch” está conectado con nuestro lugar también, donde hay mucho conocimiento "mágico" y un enorme caudal de energía brujeril, como es Famatina (extrañamente Bruno terminó grabando el tema en el bajo).

Cuando lo estás formando es una suerte de puzzle simbólico que forma y potencia a la idea, se asocia la música con lo que pensás. Esa cierta premonición de que una catástrofe va a pasar o simplemente estamos envueltos en una en cámara lenta q no termina más.

Es re loco, seguimos hablando de control mundial, ahora es el 5G y este es el cataclismo donde todos permanecemos guardados.

La idea fue repetir el modelo de producción de “Valle” porque los dos discos van de la mano. El primero más natural y visceral y colorido, este otro más gris y directo con otras temporalidades y ampliando la paleta de estilo.

Entonces grabamos en un solo dia 6 temas, nos arriesgamos de verdad a eso. Era lo que podíamos pagar. Viajamos a girar por Bs. As. y grabamos en Romaphonic, con la tutela de nuestro amigo Eric Kamatsu, quien siempre estuvo presente; es fundamental y le debemos un montón.

Tené en cuenta que la producción de “Valle” duró meses y la producción de “Cataclismo” duró más de 2 años.

En el medio de la post producción surgieron nuevas ideas y los temas fueron tratados más en forma de laboratorio. Todo en pos de darle fuerza al concepto y al álbum como un todo.

Se agregaron capas. Carolina era absolutamente necesaria y potenció los temas cantando de forma sublime, es un talento super especial. Esto no sería lo mismo sin ella. A los temas en vivo los solía cantar yo y me copa el proceso de pasarle mis melodías para que ella las transforme desde su espíritu y potencien la composición. Quiero destacar que ella hizo todos los arreglos vocales, mi voz también está aunque un poco más atrás en la mezcla.

Chuly aportó con dx7 en “La Venganza” y “Sun Girls” y mpc en “Kinoglaz”.

Ezequiel Dutil grabó posteriormente contrabajo en “The Witch”. En el estudio habíamos grabado con bajo eléctrico, así que hubo una reinterpretación.

El resto resultó de la experimentación con música antigua cuidadosamente sampleada, como cuerdas de orquestas de artistas antiguos como chacona en E minor de Buxtehude

“Cataclismo” remite a lo imaginario, al pasado gris, con pensar que el futuro es ahora y que hay ciclos repitiendo constantemente; que existe una fragmentación  y estamos disociados.

Se fue más hondo que en “Valle” en el contenido porque tenía además que ser una música diferente. Obviamente hay similitudes entre los dos discos, sin embargo son diferentes y hay siempre un guiño con lo cinematográfico en muchos sentidos.

Todo esto que te digo, para percibirlo tenés que imaginar y escuchar atento a todo el disco.

Quiero recalcar el arte mismo de los dos discos a cargo de María Fuentes.

Las solarigrafias de “Valle” y los quimigramas/rayogramas para “Cataclismo”, ese contraste entre los colores y lo gris.

Trabajamos con obras que ya tenía y que elegimos puntualmente. Cuando hizo falta más llamamos a nuestra colaboradora Natacha Avellaneda que experimentó con manchas.

HR- El bajo del track de apertura de “Cataclismo”, "La venganza", pisa fuerte nivel Yeti. Pocas veces había escuchado algo así y es lo primero que impacta del disco, como un golpe de KO en el primer round. ¿Este tipo de detalles (hay varios a lo largo del disco) tienen que ver con la intención que quisieron darle al track desde la composición, o corrió en este caso por parte de la increíble Evelyn Vergara y fue tomando protagonismo con la marcha?

HO- ¡Qué buena pregunta! Es el leiv motiv del tema. La idea musical ahí es una base que tiene un silencio raro. La tocábamos mucho hasta q tuvo su forma. Quizá un músico se dará cuenta que luego que comienza el tema la primer nota de bajo esta corrida, no entra en el uno, o sea no va siempre el bajo con el bombo sino q está corrido de hecho nos sonaba como un error y eso era justamente lo interesante.

El disco tenia q empezar con furia de Vendetta.

La base la desarrollo Eve, pero justo en ese inicio no hay bajo eléctrico, lo grabo si pero fue suplantado por un Dx7 de Chuly Garcia, haciendo una capa grave y otra subgrave entonces le dio el cuerpo necesario y una estética cyborg a la articulación de esa parte, en la siguiente fase entra eve con todo durante el resto del tema sumando las partes de los sintes.

HR- Ja, alucinanteee. Siguiendo, cuesta mucho elegir un track-difusión entre estos seis ("Herzog" claro, no entra en competencia, es como una película que viene con el disco). De todos modos, si tuviera que apresurarme diría que es "The Witch", pero solamente porque tiene voz, es redonda y tiene más punch comercial que el resto. La idea se cae es seguida por los seis minutos, que la transforman casi en un ente no-radiable. En este punto de “Cataclismo” la banda está en un pico altísimo, como si se tratara de gente que toca junta cinco horas diarias desde hace mil años. ¿Cómo logran ustedes esa homogeneidad, primero entre base y percusión, luego base y percusión + banda, luego base y percusión + banda + (*)Carolina Merlo?

HO- Je. Sí, olvidate de lo radial, “The Witch” tiene más punch y eso es lo nuevo dentro de lo que hacemos, es hasta pop... Nos elogiaron mucho ese tema.

Caro aportó mucho para eso, así como en “La Niebla” que a mí me gusta muchísimo. La música fuerte y progresiva es una pata, tenemos una pata minimalista también y lo que sucede en el medio pueden ser cosas como esta que además incluye un mestizaje musical con mucho eclecticismo. Una bruja, un ritmo medio aflamencado, percus africanas, magias y hechizos propios del norte...

Hay otras patas con la nueva formación que van a ampliar y está buenísimo. Es bueno que el proyecto no esté quieto, después de tanto tiempo hay una esencia.

Lo homogéneo se logra ensayando mucho, antes de grabar se ensayó dos semanas completas todos los días. Además nos conocemos y captamos nuestra energía y de verdad funcionamos como algo orgánico, no solo por lo musical. Compartimos giras y muchos momentos hermosos y eso suma también, haciendo una preproducción que hoy por hoy se hace muchísimo para visualizar la idea antes de entrar a un estudio.

En nuestro caso grabamos todxs juntos. Hubo casos en que tuvimos que grabar cosas aparte ahí mismo o cambios en medio de la postproducción.

No fue hasta que los temas estuvieron ya super terminados que se los pasé a Caro. Ella hizo los arreglos y le adhirió lo suyo.

El cajón fue regrabado aparte en “The Witch” y casi todas las percusiones extra  las grabé yo mismo. Hubo cosas que se recompusieron o se editaron, llevó un trabajo más de laboratorio.

El tema más natural del disco es “Herzog” y ahí estamos tocando tal cual toda la última formación de seis de Chilecito con Karen Russi y Martín Álvarez, que se sumaron a toda esa última época antes de grabar. Al tema solo se le agregaron más que algunas pinceladas sonoras .

*HR- Si existieran los HR Awards te aseguro que por lo que Merlo hace en "The Witch" y luego en "La niebla" se hubiera quedado con el de cantante del año, pero no existen los HR Awards, una pena.

HO- Carolina es una artista con todas las letras y no tiene techo. Además tiene una voz increíble y es una compositora contemporánea grosa. Conózcanla más, escuchen su disco sola en Caos Records. Escuchen su banda.

HR- ¿Prefieren detenerse en mil ensayos a arreglar y amasar el material, o se llevan mejor con la espontaneidad del estudio, ya sea para últimos retoques? ¿Qué rol te auto imponés en la banda como guitarrista?

HO- Todo lo que tengamos que hacer antes de grabar hay q hacerlo lo más afilado posible, así no tenemos ocupada la mente en otra cosa que tocar de forma natural. Estar en un estudio puede presionar. En este caso estaba Eric que nos hizo sentir muy cómodos. Hay cosas que a veces no funcionan en el estudio y hay espontaneidad y soltura para resolver eso. Me encantaría estar en un estudio así mucho tiempo.

Tené en cuenta que nuestra aventura fue solo un día, que para muchos es una locura. Ojalá pudiésemos estar un mes en un estudio.

Para los últimos retoques quedé yo solo con el material y a pensar mucho y confiar en la intuición. Recibí mucha ayuda de Eric siempre, con él mezclamos en El Cubo junto a Skay Parnes que mezcló “La Niebla”, “Kinoglaz” y colaboró a la hora de cerrar las mezclas de los temas.

Todxs los que participan pusieron mucho en pos de que sea como es. A mí me gusta componer mucho desde la guitarra y encargarme que funcionen todos los instrumentos y las ideas q surjan de cualquiera y dirigir, jaja. Estoy constantemente aprendiendo y me siento cada vez más cómodo produciendo, sobre todo en este proyecto.

HR- Para muches en el indie-rock, el Metal (el heavy, sí) es sinónimo de grasa. Opino que es más bien un tema que tiene que ver con el paso del tiempo.

Me gustan muchas cosas del Metal, otras no. En Ensamble Peripecia oigo la llamada "música alternativa" (qué será, a esta altura?), oigo una especie de sinfonía natural, de folclore ancestral (hacete cargo de que es un viaje místico) y también oigo cosas que me gustan del metal, tal vez sean involuntarias o producto de la potencia. Nunca preguntamos sobre influencias en HR, en este caso y si te pidiera la receta de un plato: ¿qué porcentaje dirías que precisaste de cada estilo para preparar esta comida?

HO- Poco escucho hoy de metal, hay una muy buena que se llama Los Randoms de Tucumán. Me imanto lo atemporal, lo ecléctico o indefinido. Me crié escuchando mucha música alternativa, el metal también puede llegar a estar ahí. Creo que la suma de las diferencias es un hecho groso, me gustan las mezclas culturales, gente de diferentes etnias en una banda por ejemplo.

Por supuesto me hago cargo de lo místico y si hay folklore es más inconsciente, me gusta lo de sinfonía natural, nos atraviesa.

A ver, ese plato -abundante experimento-:

Rock, punk, dark: %40  //  Prog.: %30  //  Jazz: %10  //  Pop: %10  //  Electrónica: %10

Y a cocinarse a fuego lento...

HR- En los tres años que entre grabado y publicado ¿cuál fue el proceso más dificultoso de completar en “Cataclismo”? Imagino una serie de pistas interminable, pero por ahí es cosa mía. ¿Cómo manejaron los genios de El Cubo el proceso de mezcla?

HO- SERIE DE PISTAS INTERMINABLES. Y la próxima grabo menos guitarras, que es lo q siempre me dicen jaja. La mezcla y la postproducción fueron dificultosas por cuestiones externas. Mi amigo Eric me recibió en su casa, estaba algo deprimido y enérgicamente enfurecido con lo que estaba pasando en el país, con lo que sucedió con Santiago Maldonado y tantas otras cosas.

Me capturo eso también en el proceso y lo hizo más cerebral, muy fuerte de digerir. Si no fuera por él y Skay me hubiese sido muy difícil terminar el disco.

Fue manejado con mucha paciencia y revisión, es un proceso hermoso donde podés ser muy creativo; están todos los colores para hacer, yo me pongo raro muchas veces... los pibes son una masa.

Mezclamos pasando todo por una consola StudioMaster Inglesa entre otras cosas.

Al final redondeamos las mezclas entre los tres.

HR- ¿Concibieron al disco como una obra para ser presentada en gira, teniendo en cuenta las agendas de los integrantes y los invitados?

¿Consideraron alguna vez reversionar para poder tocarlos en distintos ámbitos?

HO- Para mí un disco y el vivo son cosas muy distintas. Hoy tenemos una formación completamente nueva porque estamos tocando con musicxs de Bs. As., entonces la química cambia completamente.

Estamos tocando Francisco Bordón en bajo, Caetano Parnes en batería, Facu Fernandez en percu y violín, y estábamos por presentarnos con Guille Dorfman que reemplazó a Nacho Galvan en teclas y ruido en el Festiperipecia. Pasaron también en esta nueva formación Tavo Cominguez y Sara Pozo. En las presentaciones se nos suma Caro Merlo.

Hemos presentado disco en El Moran y en JJ Circuito Cultural el año pasado.

Los temas están versionados, adecuados al nuevo ensamble. Hay ganas de hacer algo para ámbitos más chicos y el tema mutación en este proyecto es bastante importante, van rotando un par de integrantes y estamos puliendo todo constantemente.

Hace unos meses fuimos invitados a formar parte del catálogo del Sello Chileno Experimentos Rurales, especializado en estas expresiones. Nuestros dos discos están ahí.

Planteamos la gira allá, pero se fueron cayendo fechas por diferentes motivos, en Chile pasó lo que pasó y ahora bueno... cuarentena.

¿“Cataclismo” se llama el disco, no? Está todo cambiado y es notorio, se mueve todo y hay q reoperar las formas, es difícil. De todas formas cuando podamos salir de nuestras casas nos encendemos rápidamente para poder movernos.

HR- ¿"Herzog", es finalmente el track seis que idearon para “Cataclismo”?¿Cómo gestaron esos veintidós minutos?

HO- No esta para nada mal que sea interpretado así pero debo decir q este track termina cuando hay un silencio de 1 minuto lo que sigue es un "tema escondido".

Este final es un sueño (o una pesadilla) de “Valle” y “Cataclismo” juntos, sin que lo esperes. Entonces en total hacen 7 temas, como “Valle”.

Esta me permití hacerla solo, un día de furia, por supuesto con trozos grabados por mis compañeros en el estudio y montados en forma de collage, una caja de ritmos PO12 me permitió el motivo caótico rítmico.

Mucha música antigua acá: hay un fragmento de una interpretación de “Concierto Para el Fin de los Tiempos” de Oliver Messiaen (que supo tocar en un campo de concentración), hay guitarras tocadas con arco, microkorg, tomas de campo de lugares naturales de La Rioja que grabó el cineasta Jorge Leiva durante el rodaje de su telefilm "Hábitos Fantasmas" (que se toca estéticamente con “Valle” y Maria (nuestra artista de las tapas), quien actúa ahí) y otras tomas de campo que capturé en Escobar. Es como si chocara el campo con la ciudad, el gris con lo místico, es en ese lenguaje que algunos temas de “Valle” pasan por los lados aunque deformes y fragmentados. Se hizo en un dia casi el ochenta por ciento y la mezclé yo mismo, y SI me encantaría tenerlo en 8D. Guardo todo hasta ese entonces.

Esta última pieza no pudimos meterla por su extensión en nuestro vinilo y justo lleva el nombre del disco.

*el vinilo tiene otra disposición de los temas por una cuestión de espacios por lado

HR- Cerrando. Quedan mil cosas por preguntar, Hernán. Además del lamentablemente fallido festival que vienen preparando hace tiempo y tenía en estos días su fecha de presentación ¿cómo vieron alterados sus proyectos para este 2020? ¿El festival se canceló o se pospuso?

HO- El Festiperipecia que es nuestro propio festival con el que se generaron tantas cosas, se pospuso por esta emergencia mundial. No se sabe cuándo volverán las actividades, pero le veo un largo tiempo de espera a nuestro sector.

Esperamos que sea lo más pronto posible, volver a ensayar y tocar. Mientras tanto seguimos produciendo ideas.

EL FESTIPERIPECIA SE HACE Y MAS COSAS AUN.

HR- ¿Hay preludios de un nuevo disco?

HO- Siempre hay hambre de disco nuevo. Tenemos que pulir la nueva formación y seguir trabajando. Habrá que pensar en la post humanidad...?

Felicitaciones otra vez por “Cataclismo”. ¡Gracias Hernán por la increíble onda y la banca para esta nota que se quedó corta, creo que en todos los sentidos!

Por Dani Cisterna / @danisisterna

Arte: María Fuentes

ESCUCHA "CATACLISMO" Y "VALLE"

DE ENSAMBLE PERIPECIA

EN LAS DISTINTAS PLATAFORMAS

2020 WWW.HERMANARAYO.COM.AR - SITIOS WEB RESPONSIVOS WWW.STARWEB.COM.AR

INFO@STARWEB.COM.AR  *  TEL.: 15 3051 1201